Ladrillo

Has recorrido un largo para llegar a las puertas del infierno. Has atravesado todos cuantos valles, ríos, pantanos y ciudades se han cruzado en tu camino para encontrarte en ese punto en el que tantas veces te encontraste.

Hay algo en tu interior que quiere creer que esta vez será diferente a las demás, que hay algo distinto. Un motivo que antes no tenías para enfrentarte a tu Némesis, a tu mayor miedo, a la mayor de tus incapacidades demostrada con cada hostia que te das contra ese muro inamovible. 

Eres piscis. Eres un símbolo de agua que tiene como misión pulverizar la roca ya tardes diez o cien años, pero tienes que hacerlo. Aquí no hay salvavidas que valgan, no existen los milagros de Lourdes ni Fátima. Eres tú contra tu muro, no hay nadie más, ni nadie puede pelear por ti.

Tus sueños están al otro lado de ese ladrillo, escoge si irás detrás de ellos o no. Esto es la puta guerra, y nadie la gana  sin pelear hasta el final. No hay cuartel.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado