Fuego y Agua

Primero a un aminoácido aromático, a través de una isomerización llevada a cabo con una isomerasa, se le aplica una fosforilación a través de una kinasa, después una hidrólisis, y por último una reducción usando como factor el NaPH+.
                    
Realizando esto se forma un neurotransmisor que al hidrolizarse crea un incremento de energía al que los mortales llamamos “Automotivación”. O al menos, esto es lo que me dice un químico borracho a las 01:19 de la mañana con una botella de vodka delante.

En este mundo hay dos clases de personas; la que quieren que pienses como ellos, y las que quieren que pienses por ti mismo. 

Los primeros gastarán todos sus esfuerzos en intentar lavarte el cerebro e inculcarte lo que ellos tienen como dogma de fe. Intentaran adoctrinarte para poder manipularte a su antojo y hacer todo lo que ellos te digan sin rechistar. Los otros, evitaran que vayas por ese camino.

Los que quieren cambiar las cosas no deben tener miedo de nada, y los que no quieren que las cosas cambien, deberían empezar a preocuparse. Nada es eterno. No voy a negar que esté motivado a cambiar las cosas, y si parar ello se tiene que planificar una guerra a gran escala haré frente a todo aquello que se ponga por delante. Gracias a Dios no estoy solo en esto, y desde el corazón de Galicia tengo ayuda más que suficiente.

Porque los diamantes de verdad son los que brillan en lo más oscuro de la noche, no los que se compran con dinero robado. Ha llegado la hora de empezar a brillar.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado