La palabra Promesa

Las situaciones complejas son las que determinan si una persona tiene o no tiene la madera necesaria para ser alguien. Piensas las decisiones más tiempo del que estás acostumbrado, pero esto es como el ensamblaje de un barco; todo debe ir al milímetro.

No es un quiero y no puedo, no es algo que se deba tomar a la ligera, es una decisión en toda regla.

Mañana se alzará el sol como un día cualquiera, pero en absoluto será lo mismo que un simple día. Será un momento en el que se decidirá si se sigue el camino emprendido en tierras hasta ahora desconocidas, o tocará dar otra virada de timón de 180 grados cambiando el rumbo, alejándose de esta nueva tierra en la que algunos hemos desembarcado.

Nunca, jamás, permitiré que el trabajo y el sacrificio de las personas sea empleado para algo que no sea el bien común, y si se me quieren cortar las alas por hacerlo, seré yo mismo quien empuñe la daga que las corte.

Cuando hay personas que te apoyan, que te dan su confianza y adquieres esta responsabilidad sobre tus hombros, lo único que puedes hacer es cumplir con tu palabra. Al fin y al cabo, esto es lo que define a un verdadero hombre, y siempre cumplo con lo que prometo. 


Chavales, no pienso dejaros en la estacada. Os lo prometo. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado