Las alas están hechas para volar

Me dijeron que no desperdiciara mi vida, que extendiera las alas y no dejara que lo que me dijeran pudiera quitarme el sueño. Mis pies ya no tocan el suelo, no puedo escuchar el sonido, las palabras ya no significan nada, pueden seguir hablando que no me voy a enterar absolutamente de nada.

Las alas surgen siempre por una buena causa, y si las sabemos usar bien, nadie tiene por que traernos de nuevo abajo; no importa lo que te digan, porque nada te hará daño, no te caerás del cielo. 

Despliégalas, nota el roce del aire, coge impulso, y corre por la pista de despegue como si te fuera la vida en ello, mira al frente mientras los demás te insultan y te gritan por que no pueden despegarse del suelo. Aférrate a tus sueños, aférrate a las esperanzas, porque si tú no lo haces, nadie lo hará por ti.


Coge fuerza, cierra los ojos, nota la velocidad, y cuando los abras disfruta de tus alas, por que las alas están hechas para volar.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas