Pasado y Futuro

A veces  y como siempre, la vida te juega pasadas verdaderamente extrañas. Demasiado extrañas. Tienes por un lado la necesidad de pasar página, de cortar esos cabos que no te dejan mirar al futuro, pero cuando lo haces, cuando bajas el machete y lo hiendes sobre la cuerda, te das cuenta que se trata de una cadena.

Usas  un hacha, una cuña de hierro fundido, soplete con gas metano,  trinitrotolueno, motosierra, láser, hasta diamante, pero la muy desgraciada sigue sin cortarse, se amarra a tu vida como una lapa o una sanguijuela que tiene como única función que alimentarse de tus recuerdos, de tu vida, para hacer un poco más importante la insignificancia de la suya.

Entonces desistes. Siempre fue más útil la materia gris que la fuerza bruta. Recorres la longitud de la cadena hasta su nacimiento, y te das cuenta de que precisamente ahí, es el lugar más vulnerable. Retiras el pasador, escuchas como el metal resbala por la cubierta de madera, y como tras el chapoteo del agua, el barco cobra velocidad de nuevo.

No hay que preocuparse por esas personas que forman tu pasado, hay alguna razón por la que no llegaron a tu futuro. Que sabia es la Madre Naturaleza.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas