Heart Of Courage

Te duele tanto que pongan en tela de juicio tu trabajo que te indignas, entras en combustión interna, e implosionas por ciencia infusa gravitatoria.

Después de bucear meses enteros mendigando papeles de un lado o de otro, pateándote edificios y administraciones como un alma en pena que no puede irse por que tiene asuntos pendientes, que tengas que aguantar que te digan un “eso que me dices es mentira", es el culmen. 

Tras una media discusión por teléfono móvil, y una Coca-Cola de dos horas y media, he llegado a las siguientes conclusiones:

Primero: Alguien que dice que para poderte creerte tiene que salir lo que dices en la prensa, es alguien que no confía en ti.

Segundo: Que los corazones más vale templarlos antes de tiempo, a que les corten las alas por la malas.

Tercero: Cuando tengas las pruebas, hazlo.


Que se ponga con Dios quien tenga que ponerse, porque voy a ir como un elefante en una cacharrería. Después de 3 meses trabajando como un cabrón, voy hacerlo. ¡Alea Jacta Est!




*Nunca una canción significó tanto.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas