La lágrima de la Luna

Podría dormirme en un sofá sobre las corrientes de aire que vagan bajo la Luna, podría pulular entre el limbo del sonido y del silencio, entre la soledad perpetua y el abismo fatuo que nace de la nada, y que lo es absolutamente todo.

La Luna hace tiempo que comenzó a narrar su relato, a contar la historia de sus sueños incumplidos, de la lucha por brillar a pesar de no tener luz propia, de tener siempre esa cara oculta que jamás quiere mostrar.

Su relato silencioso abarca toda la historia, sus llantos callados por los rayos del Sol y el susurro de los planetas, las caricias de los cometas y los juegos del universo, el silencio del eterno ocaso que lleva en el fondo de su corazón.


La lágrima de la Luna, que llora por las noches sin descanso, pero que sigue brillando a pesar de todo. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas