Besos de Alcohol

               Me da vueltas la cabeza pensando en un mundo contigo, en un lienzo en blanco para nosotros solos sin importar ni el cómo ni en cuando, ni mucho menos el por qué. El sentir tus labios y tu piel sobre la mía, el calor de tu sangre bombeando sobre mi pecho mientras las estrellas recorren el universo. 

               Un beso, tan sólo un beso y explotaría de placer, me consumiría la lujuria de probarte cada noche durante el resto de mi vida. Acariciarte el pelo mientras me pierdo en tus ojos, en el abismo de tu iris mientras afuera llueve como si no hubiera un mañana cercano, ni tan siquiera un futuro efímero al que aferrarse.

               Dejar que el sol nos acompañe en este camino, que el calor se pegue a la ropa empapada de sudor, que la música y la fiesta sean nuestras compañeras de viaje y de noche, cuando las estrellas iluminen los cielos, que simplemente me pierda en tus besos de absenta y locura. Que me pierda en tus besos de alcohol.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas