Naranjas y Limones



Un día te levantas, lo ves todo negro, ves nubes del color del cabrón y como los rayos son la única luz que entra en tu apagado día. Sales de casa mientras eres incapaz de recordar ese sentimiento que antes te daba alas, y ahora mismo te las está cortando, y te resignas a caminar por una carretera que no lleva a ninguna parte.

Pero a mitad del camino te paras en seco. Echas la vista atrás y observas el camino recorrido, levantas la vista y miras a los cielos encapotados, cierras los ojos, y buscas esa gota de luz. Se cierran los sentidos y buscas en tu corazón, te encuentras a ti mismo y cuando los abres, resulta que ha dejado de tronar.

Hay un dicho que dice que en esta vida, mientras buscas a tu media naranja, siempre es bueno ir probando alguna que otra mandarina y catando algún que otro limón. Y la mejor forma de olvidar a un limón amargo, no es otra que con una buena caja de naranjas a granel.

Vive la vida como merece ser la vivida y nunca dejes que nadie apague tus días, sonríe a cada hora, a cada instante y a cada segundo, porque la mañana menos pensada, alguien puede enamorarse de tu sonrisa.

 *Dedicado con mucho cariño a una persona que me recuerda que vale la pena luchar por lo que crees, independientemente de que los demás piensen si es o no lo correcto. Deli, esto es para ti.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas