Vivir la vida


Me enseñaron a seguir adelante, a caer y a levantarme, a siempre mirar adelante. Me enseñaron que la vida es corta y a veces no es agradable, que muchas veces pisas cristales y que, en algunas ocasiones, corres entre rosales. Me enseñaron que cuando el cielo se nubla y amenaza con tronar, no debes pararte, simplemente camina, mira al cielo, y espera que pase.

No hay tormentas eternas ni mares que no amansen, no hay tierras que dejen de temblar ni vendavales que no se calmen. Disfruta de la lluvia que cae sobre tu cara y no dejes que las lágrimas te amarguen, pues la vida es eso: Sol, lluvia, tormentas y mares.

La vida es caminar el camino tal y como tu deseas. Con sus piedras y sus recovecos, sus atajos y sus penas. Vivir como tú quieres, como tú deseas, no como los demás quieren que seas. Vivir, Vivir y Vivir, y es así como vivirás sin penas.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas