Aún es demasiado pronto para caer.



Se apuntalan las horas mientras las torres de los sueños comienzan a caer, se cierran las puertas de la Ciudadela de los Sueños, donde los corazones, llenos de nostalgia, esperan sentados a la orilla del tiempo por su última bocanada de aire.

Se escucha el mar al otro lado de la niebla, mientras la luna ilumina las nubes que no la dejan salir. El frío cala hasta los huesos, mientras que el corazón llora al alejarse de lo que en el pasado le dio la vida. Llora, sí, pero hasta el instante en el cual se queda sin más lágrimas que echar.

Es entonces cuando baja el puente levadizo de la ciudadela para dar paso a aquellos que se dirigen allí a morir, me quedo de pie mirando el arco de piedra que me recibe con los brazos abiertos, y sin saber por qué, me doy la vuelta. Me seco las lágrimas, aprieto de nuevo el fuelle que aviva el orgullo dormido antaño, y levanto la mirada.

Aún es demasiado pronto para caer.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas