A la inversa del mundo


Un mundo al revés donde la tierra es el cielo, y el horizonte está a tu lado. Donde la lluvia nace de los océanos, y los peces nadan por las nubes, donde las lágrimas de alegría abundan, y las de tristeza, no llegan ni a las dos gotas por millón.

Un universo donde las estrellas nacen en la tierra, y donde el sol gira alrededor de nosotros, una tierra donde la libertad no se compra, y el viento, es el único gobernante del albedrío.

Donde el único fuego que quema es el que nace de nuestros corazones, donde la única agua que brota, lo hace desde nuestras bocas. Donde la electricidad solo se siente cuando la luna llena nos deslumbra, cuando las mareas nos cubren y nos rodean de espuma.


Un mundo al revés tan sencillo de crear, 
que tan solo tienes que imaginarme a tu lado para sentirlo.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas