Only Hope

Libros. Muchos y variados. Todos llenos de conocimientos, llenos de secretos, llenos de sabiduría y de todo tipo de saberes. Libros. Unos gordos y otros de apenas unas páginas que pueden ser de historias, de magia, de enseñanzas, de medicina, de ingeniería y de un largo etc. Libros. Que te hacen reír o llorar. Que te hacen olvidar y volar. Volar muy lejos. Volar a donde tus sueños luchan por hacerse realidad por si solos. Donde no importa quién eres, quién fuiste, o quién quieres ser.

Pero no hay ningún libro sobre la picadura de un mosquito. Eso que ocurre mientras duermes y sin que te des cuentas, que ocurre mientras ves las estrellas y estudias el firmamento buscando una señal, un astro que brille por encima de los demás y que te diga el camino que debes tomar. No hay ningún libro sobre alguna aventura narrada a los pies de una iglesia, de una fuente, de un cementerio donde nace la hierba encargada de enamorar a los pies de los acantilados. No... No existe ese libro. Un libro que te enseñe como ser frente un sentimiento al que todos le hemos tenido miedo, que alguna vez nos ha hecho daño, y que en alguna que otra ocasión, nos hacía conformarnos con el simple hecho de cruzar las miradas.

Ese libro no existe porque es un libro distinto a cualquiera que pueda existir. Es un libro que se puede escribir de 6.000 millones de formas diferentes, tantas como personas habitan en el planeta. Un libro que se basa en la esperanza de encontrar a esa persona, de localizar esa extraña y rara conexión, de luchar contra lo que sea por no perderla. Aunque sea una lucha que dure eones en el tiempo y espacio. Aunque sea una lucha contra el propio mundo. Aunque a veces, sea una lucha contra ti mismo.

Open the door, and listen how he beats for you – Celine Dion “My Heart Will Go On”

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera