"Una verdad que todos conocemos"

        Me he fijado en algunos textos que he escrito y la verdad, no he visto ninguno dedicado por entero al amor. Puede que sea cursi y todas esas mariconadas, pero no obstante, creo que voy a escribir uno. Así que vamos a por ello.

          "Pensemos lo que pensemos nunca estaremos seguros en el tema del amor, nunca se está seguro en este tema. Tal vez la persona por la cual luchas sea la persona que siempre estará a tu lado, y la persona que te hará feliz por el resto de tu vida, tal vez no. El amor no entiende ni de edades, ni de razas, ni de sexos, ni de distancias ni de barreras. El amor nace en los corazones de todos los seres vivientes del planeta. Su forma más primitiva es el sexo, que es el sentimiento más intuitivo de la madre naturaleza, salvo para el ser humano, que racionalmente ha sido capaz de evolucionarlo basandolo en el cariño, en el respeto, en la lucha por una vida feliz. A lo largo de la historia se han impuesto barreras que han sido implantadas en todas las sociedades del mundo, desde la cerrada sociedad de China, hasta la libertina y lujuriosa Amsterdam donde parecen haber desaparecido por completo. Imprudencia apasionada, latidos de magia, un susurro en el oido que eriza los pelos de la nuca, sentir como una corriente nerviosa recorre todo tu cuerpo, la cristalización de acido lactico en forma de agujas, una gota de lluvia descendiendo por un cabello mientras la niebla cruza por el paso de cebra y se cruzan dos miradas, un traspiés accidentado, un dulce empujón... ¿Llamado riesgo? No, mejor placentera excitación. El poder de la libre eleccion que nos hace racionales, y al mismo tiempo imprudentes. Todo esto definido por una palabra dicha de 6912 formas diferentes, tantas como idiomas hay en el mundo, y esa palabra es la que muchas veces nos vuelve locos, nos hace vibrar, y nos hace sentir humanos."

"El secreto del verdadero Amor, es encontrar lo sublime y lo magnifico, lo más completo e ideal, en la persona más imperfecta que se cruce en tu camino." - Miguel Mahía 

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado