Charter Party

Es como tener las ideas claras en medio de una tormenta; como sostener el timón firme con los golpes que dé el mar, como los claros que se abren en medio de las nubes cuando alrededor la niebla es espesa y húmeda.

Que esto va de momentos de zozobra y de bancos de arena, de arengas en medio de la nada y de jornadas de calma chicha sin que el viento pueda hinchar las velas. De cabos de esparto y sangre en las manos, de piel quemada bajo el sol de justicia sin agachar la cabeza.

Que esto se trata de ser capaz de mirarte al espejo, de vivir sin haber empeñado tu palabra en vano, con independencia de que otros no hayan cumplido con la suya para contigo. De ser fiel a tus ideales sin necesidad de dejar muertos por el camino.

Y que tal vez como decía el capitán Edward Teague, guardián del codex de Morgan y Bartholomew, de que no se trata de vivir para siempre, si no de vivir siempre para con uno mismo.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all