Inmunidad


Todo acabó siendo como en una de las películas más taquilleras del año, desde que nos conocimos hasta la actualidad.

Después de olvidar tanto daño, me cogiste y me enseñaste a colorear. Que volar ya no es despegar los pies del suelo, si no tumbarse en un banco a esperar a que el Sol deje de brillar y que el viento cese de arrullar.

Que apareciste cuando pensaba autodestruirme, cuando menos te lo esperas y más falta hiciste, cuando te preparas para morir y saltas de un rascacielos partiendo los vientos hasta caer cerca de ti. Porque las historias de princesas y príncipes son cosa del pasado, la vida no es Disney, pero podría serlo a tu lado. 

Partir un latido con un trueno silencioso, un beso robado y fotografiado a las puertas del Infierno, un motivo por el que vale la pena luchar. Porque por primera vez no diré "eres mi debilidad", si no que "eres mi inmunidad", la que me hace más fuerte, más seguro, y encontrarme en paz.

Porque el hacer el amor de nuestras manos desata esa guerra final de la que no quiero escapar ni dejar de soñar. Porque eso es lo que soy; un soñador tuyo, y de nadie más.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

Mija'el