El Arpa y el Cetro


Es como esos momentos que marcan sin dejar cicatriz. Como las vivencias que estaban dormidas vuelven a despertarse y recuerdas que en todas las historias, por muchos malos que haya, siempre se sale adelante a base de usar la Triforce: Valor, fuerza y sabiduría.

Sé como un rayo que cae del cielo más oscuro en la tierra negra; como un rayo que nace de la implosión de la materia y de la condensación de las nubes, de la carga que explota y que no atrae.

Ármate de todo lo que puedas. No te conformes con una espada noble pudiendo recorrer el mundo en busca de la espada maestra. No te conformes con un escudo de hierro capaz de contener los golpes pudiendo forjar el escudo espejo para que los rebote. 

Sé como la capa de Roc que te permite volar para cruzar abismos. Como el búmeran mágico que eres capaz de dirigir por control remoto. Como el saco de semillas que almacena el fuego, misterio, esencia, rapidez y la fuerza de un torbellino. Como el cetro que controla las estaciones o el arpa que permite viajar en el tiempo. Tu tiempo.

Sé un héroe. Sé tu propio héroe. Y nunca prometas hasta el final, hazlo por siempre.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

Mija'el