Calentadores

Los motores diesel llevan unos calentadores para que haya combustión, ya que a diferencia de los gasolina, necesitan el aporte extra para arrancar por tratarse de una combustión generada por compresión y no por chispa.

El problema es que más que un diesel o gasolina, que funcionan a presión o explosión, a apremio o impulso, en ocasiones pareces un motor a reacción: Metiendo tralla hasta que arranca. Hasta que salta la válvula de seguridad y para de golpe; bien porque la temperatura estaba por encima de los límites, o porque falló la lubricación del cigüeñal.

Y ahora, aquí estamos. En punto muerto, a punto de soplar para volver a arrancar. Porque cualquiera que quiera saber cuál es su lugar en la vida, primero debe reconocer que no tiene zorra idea de en qué parte del camino está, como si eres un cigüeñal con el pistón uno comenzando la carrera o el siete con media exhaustación.

Cuando hace frío, mucho, los calentadores son de vital importancia para que el motor diesel arranque, y a veces, aunque lleves meses ahorrando para otras cosas, el gasto la inversión es imprescindible.

Con más kilómetros de los que yo tengo y de los que aprendo para mejorar cada día. Y que queréis que os diga, que me gusta mi viejo, destartalado y renqueante Seat León por muchos calentadores que haya que cambiarle y asegurarme de que arranque en el más frío y crudo de los inviernos.

"Estoy a un millón de millas de lo que era, y aun me quedan un millón más de millas por recorrer" - Trouble de Avicii 



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

Mija'el