Hwang-ho

Sentirás en algún momento de tu vida la necesidad de saltar y de olvidar el punto de partida, de enfrentarte a los elementos y de olvidar las causas perdidas, porque al fin y al cabo, tú has acabado siendo una de ellas.

Sé feliz. Hasta el punto en el que cuando vayan a preguntarte hacia dónde vas, respondas que lo verás cuando llegues, porque si algo hemos aprendido de Gandalf es que un mago nunca llega pronto o tarde, si no en el momento en el que se lo propone.

Que existen cientos de magias y de ilusiones, de trucos y de ciencia. De tardes en la bañera con la espuma enfrentada al principio de Arquímedes y el vino en la copa ejecutando vectores de presión, que la piel tostada bajo el sol no siempre es sinónimo de estar tirado a la bartola, y que tarde o temprano, la primavera siempre llega.  

Que el querer, como leí en algún lado, es poner en la mano de alguien el poder de destruirte sabiendo que no lo usará nunca, y que los que revisten su corazón con granito, acaban por convertirse en enormes estatuas de piedra.

Que si en polvo somos y en polvo nos convertiremos, quizás se deba a esa persona, si es que existe, que pulverice la piedra hasta hacerla arena de playa, y transforme los atardeceres en el mar en un lingotazo de sol. 

Que apague la luz de la oscuridad, por el simple placer de compartir las tinieblas. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas