C, e y d

Dejé tres entradas en el tintero, pero no esperaba tener que tirar de nostalgia para escribir una cuarta que las sobrepasara a todas ellas, y más después de una semana de completa, absoluta y necesaria desconexión.

Cuando publicas un libro siempre es motivo de orgullo. Hay horas y horas de trabajo detrás de cada palabra, de cada oración y de cada parágrafo, detrás de cada idea hilada con una trama que tiene que ser lo suficientemente buena para entretener, pero también lo bastante sutil para darle una hostia al final de la historia.

En el caso de este libro la historia no va así. 

Valor&Coraje fue un blog que nació en uno de los momentos que más acabarían marcando mi vida, y el iniciar ahora la publicación de esas entradas marca en rojo el calendario para siempre.

¿El motivo? Porque atraviesa de cabo a rabo la transformación del mundo que me rodeaba, y porque me hizo entender que en esta vida la única forma de lograr cambiar algo, es mediante el esfuerzo, la constancia, y la perseverancia. A pesar de los palos que te puedan caer por ser un veinteañero idealista con ganas de comerte el mundo.

Que te llamen temerario por querer vivir a tu manera, pero que jamás te tilden de cobarde por no vivir la vida como merece ser vivida.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas