Punto de Inicio

El camino es lo que mola.

Te tiras todo el trayecto nombrando hasta la madre de tu peor enemigo, pero sigues. Esa es la gracia al fin y al cabo. Siempre he defendido eso de que un hombre crecerá tanto como las metas que se ponga, y cuanto más jodidas sean, más alto tendrá que saltar para alcanzarlas.

Supongo que el truco es ser como una punta de lanza. Ir hacia adelante y ampliando lo de atrás, siendo consciente de donde se parte y que ese es el pilar fundamental de toda guerra que quiera librarse. 

Mago de Oz decía en una canción que un sueño cuando muere es porque se hace real, yo creo que un sueño muere para transformarse en otro, para seguir soñando y creciendo meta tras meta, hito tras hito.

Cuando ves las montañas de apuntes, la agenda que está carga de post-its porque ya no hay más espacio en el que escribir, sí, nombras hasta la madre de tu peor enemigo, pero sabes que no hay nada que te haga sentir mejor contigo mismo que las ganas de superarse.

De menos a más, siempre hacia adelante, pero sin olvidar el punto de partida.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado