Paredes de Agua

Quiero hablarte de lo jodido que se pone esto, sobre todo cuando se acerca el final, cuando lo tienes ahí al alcance de los dedos y es como un tsunami, como esa enorme pared de agua que camina hacia a ti y no tienes nada con lo que pararla. Como la pilastra que levantó la Reina Letia en el medio de la bahía de Ars.

Quiero decirte que necesito una de esas palmadas en la espalda para seguir adelante, el sentarme en una mesa a comer contigo, escucharte la palabra que fue el santo y seña de nuestro vínculo y que me persigue siempre por estas fechas. Y es que siempre que cuesta tiro de recuerdos. 

Me aferro a los recuerdos del pasado para enfrentarme al presente, pero con la mirada puesta en el futuro. Porque como dice una de esas frases que tanto se han repetido por el Twitter, “si la montaña que subes parece cada vez más imponente, es que la cima está cada vez más cerca”.

Sigue escalando, que el Sol se encargará de cargarse la niebla.





Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado