Flores blancas

Es una sensación diferente.

Es mirar al techo y sentir calor en el frío, el que estás en el lugar correcto, en el momento preciso, en el justo instante en el que tienes que estar.

Es aquí y es ahora. Es este momento el que ha tocado vivir hasta el último segundo y disfrutando de cada milésima robada al tiempo, robada a la otra vida del día a día que quema y mata sin que te des cuenta. 

Es el olor a la flor del naranjo, a la hierba recién cortada, al agua que cae por las hojas del limonero, los pétalos de las flores de los manzanos y del guindo que se desprenden con la suave brisa de la primavera.

Ahora es este momento. El momento de ser libre. El momento de poder decir: Estoy en mi hogar.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado