My Lady

Disparo al cielo despejado que marca la salida, el cruce de la línea roja, y el comienzo de la tan deseada cuenta atrás. Esto es una media maratón con tintes de pista americana, con muros y lianas, con escaleras trampa.

No hay peor enemigo que uno mismo, al fin y cabo, un hombre siempre crece tanto como tan altas sean las metas que se imponga. Eres tú y no otra persona lo que se interpone entre lo que deseas conseguir y lo que eres en la actualidad, y los medios de los que dispones son exactamente los mismos que te han llevado hasta el presente.

Recuerdo cuando comencé a escribir sobre Lady Joanna de la Croix y a pensar en cómo quería que fuera este personaje.

Una mujer sola ante el mundo, una mujer en un mundo de hombres y guerra que aprendió antes a tirar con arco que a escribir su propio nombre, y apelando al alma de esa hermosa mujer, creo que ha llegado el momento de parar el despertador, poner el pie derecho en el suelo, y comenzar.

Nunca es tarde para dar un paso valiente, y hoy es el día propicio para hacerlo.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado