Ap. 9:6

En la mayoría de culturas el Apocalipsis aparece reflejado como la caída de una estrella que barrería todo a su paso, que arrastraría tras de sí la destrucción de lo nuevo y de lo viejo por igual y sin contemplación alguna… Ese día parece estar llegando.

Jamás he sido de las personas que creen que el fin justifica los medios, o lo de tomarse el ojo por ojo, no obstante sí que creo que el karma, la vida, o llámese X, llegado un momento en el que todo está dispuesto de tal forma que la fortuna te sonría, decide que tendrás en tus manos el tomar la decisión.

Esta historia no irá sobre los que pudieron ser y no fueron, ni sobre los que fueron  y se acostaron con quienes repudiaron. Esta es la historia de como acabaron todos ellos en un mismo lugar, a ese lugar del que alguno no debió de haber salido nunca. 

Porque en ocasiones el estar callado y en silencio no significa haber desaparecido, y tarde o temprano a cada cerdo le llega su San Martín.

Y ese tarde o temprano está  finalizando su apocalíptica cuenta atrás.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado