Uno mismo

Miedo, miedo, miedo. Creo que si de pequeños nos hubieran educado sin esa palabra seríamos unos descerebrados por la vida adelante, al igual que abusar del término nos convertiría en las personas más cautas, más seguras, y también los que menos hayan aprendido de la vida.

Puedes dedicarte a algo en cuerpo y alma durante cierto tiempo, pero también la vida te dirá si estás por el camino correcto, si es de verdad lo que te dicta tu corazón. Con los errores no solo sufres tú, sino también los que te rodean, y son a estos últimos a los no te llegarían ni un millar de años para pedirles perdón.

Una vez una persona me dijo que el sol siempre le vencía a la niebla, y es que cuando más denso y oscuro es el sendero, cuando más cuesta dar un paso adelante, es cuando de verdad somos capaces de avanzar en nuestro camino.

Nunca pensé que costara tanto buscar tu hueco en el mundo y lo más importante, encontrarte a ti mismo.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado