Capítulo 24

Y bueno, se acercan los 24. A pocas horas de entrar en los que para mí siempre han sido los años de oro. Sigues siendo un ingenuo en la vida, pero empiezas a tener todas las armas posibles para hacerle frente. Quizás puede que consigas alguna para tener en la reserva como si fuera el inventario de Sir Daniel Fortesque.

Adiós a los 23, que se despiden con el punto y final al primer tomo de mi primera trilogía y el segundo libro que publico, Los Guardianes de Lugar-Olvidado. Hola a los 24 con más ilusión y ganas de lo que podría pensar.

Tenía una profesora que decía que no le gustaba celebrar ni las Navidades ni los santos, pero que los cumpleaños los celebraba porque era un año más que seguía viva. Siempre nos queda el vivir por aquellos que se fueron demasiado pronto.

Así que toca seguir hacia adelante, toca seguir formándome, toca seguir escribiendo, seguir con los amigos de siempre y hacer más, seguir corriendo detrás de mis sueños.

Toca seguir mirando hacia adelante sin olvidarse de las raíces. Sin prisa, pero firme y decidido. Capítulo 24: A dos manos.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado