Piedras y Castillos

Recuerdo esta sensación; es algo que viví hace mucho tiempo, que pensé que era solo cosa del momento, pero sigue ahí. Dejando posos como el buen té, y dulces notas como el buen vino.

Hay un dicho que refleja muy bien de lo que hablo, y es que en esta vida todo son decisiones. Decisiones, decisiones y más decisiones. Que si una decisión es difícil quiere decir que a largo plazo es la buena, y que si es fácil entonces no va a servir de nada. Nunca alguien dijo una verdad tan grande.

Si pones en una balanza todo lo que has conseguido guijarro a guijarro, y en la otra castillos en el aire, debes saber que pesan más los minerales que la suma de oxígeno, nitrógeno y otros gases, ergo sabes de sobras hacia qué lado tiene que caer la balanza. Hay a quien le gusta jugar a hacer que es mayor, y hay quien se divierte soñando lo que hará cuando sea mayor. Aunque tenga 110 años, si es que llego… seguiré siendo de estos últimos. 

Los sueños son el arma más poderosa que puede existir siempre y cuando la persona que sueñe sea capaz de sobrepasar una barrera, la de los imposibles. Si es que algo es imposible hasta que alguien demuestra lo contrario y en la mayoría de casos, quien lo consigue es un soñador empedernido.

Martin Luther King dijo “Yo tengo un sueño…”. Caballero, yo no tengo solo un sueño, tengo cientos de imposibles esperando a caer uno detrás de otro como si fueran una hilera de fichas de dominó. Que se hagan realidad o no, dependerá de la fuerza con la que soñemos… Y yo voy a ponerme a ello. A soñar con piedras realistas que cimienten castillos en el aire, porque pasito a pasito las piezas ya van cayendo, y ya tengo como mínimo la pared derecha de mi torreón.


¡Good night! :D



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado