Las cosas de Schopenhauer

Mi abuela solía decir que se hiciera el bien sin mirar a quien, y en especial que no se atendiera a insultos o lo que hablaban de ti porque allá arriba siempre hay alguien que los pone a todos en su lugar, también hay quien prefiere llamarlo karma.

Leyendo una publicación me he dado cuenta de lo mal que lo tienen que estar pasando esas personas que no encuentran la felicidad, que solo viven por y para odiar a todos aquellos que piensan diferente, que tienen unas metas diferentes a las suyas, y que tan solo tienen en mente la forma de hacer daño, nunca de ir un paso más allá para ser mejores personas, por tener una meta o un sueño que alcanzar.

Como decía el viejo Arthur Schopenhauer,  ‘’La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, no es más que la muestra de cuanto se aburren’’. 

Sacarse una carrera, escribir algún libro sin otro afán que hacerlo porque te gusta, hacer algún deporte, estar con tu familia, pasar horas con tus amigos de cañas, exposiciones, congresos o simples paseos, el caminar con tu pareja por el centro de la ciudad… A veces creo que soy de los raros que se conforman con ser feliz uno mismo y pasar de la vida del resto del mundo porque, básicamente, cada uno vive la vida como quiere vivirla.

No puedo evitarlo; en el fondo siento pena por esa gente que no puede ser feliz sin hacer daño a los demás.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado