The Guardian of the Throne

Suena un lastimero violín tras la voz del viento anunciando un sueño ajado y roído, la caída de un gigante malogrado sin más hado que el caer y haber caído. Pero son los grandes gigantes quienes cambian la historia, quienes desafían a las cumbres borrascosas bajo el terrible frío.

Se paralizan las lágrimas de la lluvia bebiendo del vacío, se centra el sonido bajo el rugido de la noche compuesta por el aroma de los latidos sin sentidos y el fin de su nombre. Bajo la mirada de las intrigas palaciegas indignas de un verdadero hombre. 

El verso convertido y convexo en el llanto de sueños funestos y frustrados, cristales ajados por el despecho y las envidias consumidas de quienes ansían tu fracaso, de toda esa oscuridad que rezuman las tinieblas que siguen a tu ocaso.

Se luz. Se claridad. Se ese sentimiento de libertad que desgarre vientos al norte, demuestra que aquello que te late en el pecho es tu digno nombre, y que no hay mayor descaro para esta vida que vivirla sin más. Que mientras unos se matan en conjuras sin sentido, tú has encontrado el eterno conjuro que permite respirar. 

Vive libre, y libre serás.





Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado