Punto de Mira

Llevas demasiado tiempo preparándote para este momento, para la guinda del pastel, la llegada a la meta después de un calentamiento que en más de una ocasión te hizo el plantearte renunciar a tu más fiel y firme promesa.

Ahora que se ve la luz al final del túnel, que sientes esa misma sensación que recorría tu cuerpo como hace unos años atrás y que tiene el control de tus acciones, es el momento de sacar los tanques a la calle. 

Las conquistas nunca han sido fáciles, pero una vez llegados a este punto, aunque fallen las fuerzas, aunque los disparos en las piernas te impidan caminar y tengas que arrastrarte, es el momento de echar el resto. De poner el punto y final a un capítulo reescrito en multitud de formatos que se negaba a llegar al final.

Aquí es donde, el cuándo es ahora. Es la hora de demostrar la pasta de la que está uno hecho. Fuerza y valor. Sin piedad. Que por mucho cansancio que se acumule en tu cuerpo solo tienes que recordar que el agotamiento y el dolor son temporales, pero la gloria… Ella es eterna.


07/09/2015 - Día 1 ¡Finish him!




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado