Nueve

Esta es la historia de un asalto. De una hazaña de las que puedes contar a tus nietos cuando te hagas viejo y los tengas en el regazo, de las que estará en las hemerotecas por los siglos de los siglos, y que permitirá demostrar el material que forja nuestras almas.

Es el asalto a un castillo. Una fortaleza protegida por una verja electrificada, con rastrillo y sin pasarela para cruzar el foso, con contraseña numérica en la puerta y un equipo con los cinco mejores soldados que ha parido el universo flanqueando una puerta. 

Todas estas medidas de seguridad para proteger ese libro que vale más que un Death Note, que una biblia de Gutenberg, o que los rollos del Mar Muerto. No es fácil pero nadie dijo que fuera imposible, y si alguien lo dice, tan solo tienes que recordar que algo es imposible hasta que demuestras lo contrario.

Has bajado los plomos pasaste la primera barrera, y ahora toca empezar a construir la torre para asediar. El objetivo: leer ese libro que puede cambiar tu vida. 



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado