Audaz

Que sea una estrella de la tarde la que guíe tu camino, que guíe a tu corazón hacia el puerto al que espera legar con todo el anhelo y esperanza, que crea en su mismo para encontrar su camino.

No hay nuevos mundos ahí fuera, hay diferentes piedras que te tira la vida. Si la vida de tira una piedra puedes trabajarla y hacer una estatua, poner una sobre otra y hacer un castillo, tirarla más lejos y defenderte. No es la piedra la que ha cambiado, ha sido el hombre que ha decidido qué hacer con ella. 

No importan los obstáculos que la vida te ponga por delante, nunca estarás demasiado tiempo dando tumbos. Si las cosas se ponen complicadas nunca hay que rendirse, al contrario. Es la hora de solucionar los problemas y de coger el toro por los cuernos.

Será como dice esa serie, y es que “La lucha no acaba hasta que termina”.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado