Puntos

Siento que me estoy acercando a su interior, a la esencia que nace de los sueños y de las esperanzas y que se aferran en lo más profundo del corazón, en los posos que se asientan en la boca del estómago y que a veces te dejan un extraño sabor de boca.

Esta es una larga carrera de fondo y aún me quedan unos cuantos años para poder llegar a la auténtica meta. Así que creo que la mejor forma que puede existir para recorrer lo que queda de camino,  es rodearte de aquello que siempre te ha llenado, de aquello que siempre supuso una corriente eléctrica desde la planta de los pies hasta el centro de tu cerebro, de aquello que te hizo y te hace sentir vivo. 

Hay cosas que hay que cortar de raíz, capítulos que no merecen nada más que un punto y final aunque la frase se quede a medias, y hay ocasiones en las que errar es humano, pero errar continuamente es de idiotas. Además, hay cosas a las que no se pueden renunciar nunca, y la integridad, es una de ellas.

No pienso poner puntos suspensivos allí donde que tiene que haber un punto y final. No pienso cometer el mismo error dos veces. Ha sido un placer.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado