Palos y Piedras

Siempre que escribo una entrada lo hago con alguna canción que me ayude a hacerlo, y no sé por qué creo que esta es la que mejor le puede pegar.

Señoras y señores, me he cansado de correr. Han sido dos leches diferentes que me han noqueado tanto la cabeza como el corazón, y es que cuando el mundo se pone a conspirar está claro que contra el Universo poco se puede hacer, solamente seguir al pie de la letra la Lección número uno de la vida; Nunca, jamás, pongas una rodilla en el suelo.

Creo que llegó el momento de dejar de correr, mirar al camino que llevo, y retomar todas aquellas cosas que me dieron la fuerza y el empuje para ser quien soy. Acabar mi último año de carrera, el curro, terminar mi tercer libro, el remo, los amigos… Mentiría si dijera que voy a cambiar mi forma de ser porque a algunas personas no les guste. Soy como soy, y eso no está en venta. No pienso fallarme a mí mismo.Hay gente que ya no está aquí que no me perdonaría si tomara esa decisión.

Porque quizás como decía Pablo Neruda, queda terminantemente prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonar tus metas por miedo, o no convertir tus sueños en realidad, y yo estoy dispuesto a cumplir los míos por muchas piedras que se pongan en el camino.

Si la vida te da palos y piedras, ya sabes, hazte una bonita cabaña. 



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado