Hazlo o Muere

Cuando los ángeles comiencen a gritar alzando sus voces bajo la lluvia, cuando el peso del agua te haga mella en los hombros, y cuando el frío quiebre la médula de tus huesos, entonces llega la hora de pensar si lo haces o mueres.

Nunca debes olvidar ese momento, esa inflexión de la causa y la razón que pretende nublar el sentimiento. La historia continúa.

Caeré en ese abrazo, en el principio de esa nueva vida que nace en el instante justo antes del amanecer, en ese tiempo que se mezcla con el aire de la madrugada y el rocío de la mañana, con ese soplo tranquilo que arrastra el nuevo sol.

Deja que tenga lugar la batalla de los sueños que cantan en voz alta, y no permitas que les pongan una mordaza. Deja que suenen bien alto los latidos de un corazón que no entra en el pecho, cuyo eco resuena en la distancia y en el tiempo, cual carga de caballeros en el último instante impulsada por el deseo de no dejar caer su último hogar.

El destino está a punto de entrar por la puerta, no es momento de dejarlo escapar. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado