Bad Game

Hay decisiones que pesan en el alma, otras que pesan en el corazón, y otras que por pesar, les pesan más a otras personas que a ti mismo. Pero hay un buen dicho gallego que nunca dejará de tener razón, y es que nunca chove a gusto de todos.

Toda acción tiene su reacción, ahora, ¿qué precio se está dispuesto a pagar a cambio de ser fiel a uno mismo, y a lo que uno defiende? Hay reacciones con un precio alto a pagar, con un precio que ni el oro, ni el diamante, ni absolutamente nada material pueda pagar. El precio que yo estoy dispuesto a pagar es que no haya paz para los malvados, incluso si tiene que ser a mi propia costa. 

Lo bueno que tiene el vivir esta vida sin depender de nadie, es que puedes ser fiel a ti mismo y a tus ideales por encima de lo que te digan que puedes o no puedes pensar, por encima de lo que puedes o no puedes decir.

En este juego la única regla inquebrantable, es no fallarte a ti mismo. 



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado