Cuestión de Fondo

Supongo que no queda otra solución que aceptar los cambios.

En la vida nada puede planificarse porque el destino ya se encarga él solito de cambiar las cosas, de cambiar el camino, o quién sabe, incluso puede llegar a mejorar las perspectivas de alguna forma. Me pregunto si con las pocas armas que se tienen, tan solo el trabajo, el apoyo de los demás, y ese segundo corazón que late en el lado derecho, que le da alas al llamado espíritu del guerrero y que es el culpable de que piense así, se pueden cambiar las cosas.

Es cierto que a veces se toma esto como un juego, que todo se ha transformado una guerra de desgaste basada en un tablero donde gana el que sabe moverse sin cansarse. Como decía mi entrenador de Remo, hay que dejarla andar,  ya caerán. 

El mar siempre enseña a los marineros, y los buenos marineros siempre aprenden de él. La vida enseña a dar pasos al frente. Tocará dar ese paso al frente y hacer honor a los ideales y al corazón luchando por lo que siempre juraste defender. La gente quiere actos, no palabras, y que me aspen, pero más ganas que yo de levantar el estandarte aún no ha nacido a este lado del río Miño. Va siendo hora de ponerse a jugar en serio, va siendo hora de dejarla andar.

¡Chup-atrás, y que no toquen las palas! 365 días, y contando.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado