Está claro, la primavera, la sangre altera

Con lo que llevamos de mes ya son tres amigos míos los que lo han dejado con sus respectivas parejas. No es que me disguste hacer de paño de lagrimas, pero creo que le voy a reclamar a la gasificadora de Reganosa, que deje de echar tanta mierda de noche, porque otra explicación no le encuentro a esto.

Lo irónico es que son parejas que la que menos, llevaba 6 meses y la que más 3 años. Como cambia la vida. Luchas contra viento y marea por intentar se feliz y de pronto, cuando lo consigues y te estas afianzando, el vaso estalla. Estalla de tal forma que sientes como los diminutos cristales de vidrio se clavan en tu carne. Como atraviesan la piel y desgarran causando un dolor leve, muy leve, comparado con el que hay en el interior del pecho. Un dolor que puede curarse, pero que nunca logra olvidarse.

Amigos mios, lo único que se puede hacer en estos casos, es coger una botella de tu mejor tequila, celebrar la solteria, y a vivir que son dos días. ¿Que duele? Así es, pero como dijo el gran Tagore:

"Si lloras por no poder ver el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas"

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera