Grita y desaparece

¿Alguna vez habéis sentido ganas de desaparecer? ¿De decir, me largo de aquí a otro sitio y comienzo de cero? Como me gustaría hacerlo. Donde nadie me conozca y donde pueda ser yo, sin tener que aguantar caprichos ni orgullos de nadie, sin tener que dar una voz más alta que la otra solo para tener la razón. Harto de tener que aguantar escusas baratas ideadas con la exclusividad de ganar un mano a mano. Hay momentos en los que desearía vivir en una isla desierta. El mar, los rayos del Sol, la suave brisa, el completo silencio únicamente roto por las olas al romper contra las rocas. Los árboles cargados de frutas tropicales y los arroyos cristalinos que me darían de beber. Que hermoso y fácil es soñar. Irte de un sitio donde no quieres estar, a otro que es idílico. La verdad hay gente que no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Hasta que se da cuenta de que hay algo que ocupa un espacio tan sumamente grande, que cuando desaparece, deja un vacío ocupado por el silencio. Es una pena que para algunos, ese silencio, esté a punto de llegarle. Entonces únicamente podrán decir "Que demonios he hecho".

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera