Zelená, ירוק, Green, グリーン, Verde

          Porque no puedo dormir sin pensar en cuando volveré a ver esos ojos... Esos ojos que me han hechizado en una sola noche y que se ha hecho dueños de mi... No es justo... No es justo que cada vez que quiera dormir tenga que pensar en el reflejo de la luz sobre ellos, sobre ese reflejo verde oliva que... Que... Que no me permite encontrar la palabra necesaria para describirlo... No es posible que en una mirada me pase esto, me niego a que así sea. Me niego. Pero cuanto más lo niego, más caigo en ese hechizo verde. Un verde que me arrastra más allá de los confines del mundo... Un verde más intenso y más salvaje que aquel beso que me regalaste con el tic tac del reloj de fondo, mientras las agujas marcaban las 07:26 de la mañana, y el Sol comenzaba a reflejarse sobre la tapa del piano.

Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all