Mefedrona


La Mefedrona es una droga que en algunos círculos se ha puesto de nuevo de moda. Se trata de una droga sintetizada que se obtiene de la Catha edulis, una planta del cuerno de África, y que produce unos efectos similares al éxtasis.

Como toda droga, tiene un momento de subidón y luego de bajonazo. Ese momento en el que te arrastra hasta los subterfugios del mundo en el que dejas de ser dueño de tu consciencia, de tu presencia y de tu espíritu. A esos lugares donde no eres dueño de ti mismo y sólo eres un amasijo de carne, huesos y sangre.

Te arrastra a esos rincones oscuros similares a otros tantos pasillos que en algún momento se transitaron. A esas habitaciones donde duermen la ansiedad, la indolencia, la tristeza, el dolor y la angustia. A los amplios salones de la Torre de las Depresiones y de la oscuridad.

Pero ahí, en medio de toda esa penumbra, se mantiene erguida la llamada de una luz que no se consume. Que brilla firme aun cuando la oscuridad más oscura la amenaza.

Como si fuera el always que suspiró Severus Snape cuando le pregunta Dumbledore por Lily al ver su patronus. Como el último suspiro de Lunafreya al despedirse de Noctis tras el cataclismo de Leviatán. Porque aún quedamos unos pocos para los que las promesas y la palabra “siempre” todavía guardan significado.




Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all