Caos


Llega un momento en el que te acostumbras a la presión sobre los hombros, a la columna de agua sobre el cuerpo, a la tensión que cruza desde la base del cuello hasta los hombros y el hueso sacro.

Llega un momento en el que sólo sigues adelante por inercia, porque debes hacerlo. Porque sabes que, como en las películas de zombis, el que se queda quieto, muere. Que las adversidades siempre existen, y que en la vida siempre habrá más momentos duros que felices, o por lo menos, los primeros tienden a durar algo más que estos últimos.

Ningún logro, por pequeño que sea, es limpio y ordenado. Que la adversidad se afronta con la cabeza bien alta y el corazón bien fuerte. Que los árboles torcidos siguen con su vida, mientras que los rectos terminan hechos tablones.

Que antes de lograr nuestros sueños todo es Caos, porque ninguna victoria se consigue sin antes librar batalla.




Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all