Brillo estelar


Hoy me dio por mirar a esas estrellas que parpadean en el cielo, a años luz. Tan lejos que, posiblemente, alguna de ellas haya colapsado y aún esté mostrando su último destello. Me dio por mirar esas estrellas que han guiado por el mar durante siglos las grandes gestas de la humanidad. Me dio por mirar tan arriba, que por un instante estabais aquí abajo.

He mirado a esas estrellas que en las tormentas más duras han señalado siempre el norte, y que lo seguirán haciendo. Porque hay algo debajo de piel que no se puede describir, y es la fuerza que dan los sentimientos.

Que la vida siempre te va a sorprender a la hora de encontrar tu camino, porque cuando creas que lo has encontrado, ella se ocupará de enseñarte uno nuevo. Siempre habrá estrellas con las que guiarse para quien se atreva a cruzar océanos recónditos.

No dejéis de alumbrarme en estas nuevas singladuras que están por llegar, que mantendré firme el rumbo contra viento y mar.



Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino