BRB

He llegado a la conclusión de que no existe ni el bien ni el mal, porque siempre serás el villano para unos y el ángel salvador para otros. He llegado a la conclusión de que los ideales no llenan el plato que hay encima de la mesa, ni los Dioses en los que se crea dan respuestas con palabras, si no con los caminos que recorremos.

He descubierto que no hay mayor religión que la de ser fiel a uno mismo y a los impulsos. A la intuición de los Piscis que es como vivir en un déjà vu constante, y que el futuro que levantamos, lo hacemos con el sudor de nuestra frente y con los callos de las manos. Con el sabor a hierro que deja la sangre en la boca, con las noches en vela y hasta el alba luchando por un objetivo: tus sueños.

Que, si no sales de la zona de confort, va a ser la vida la que te saque de ella, así que tarde o temprano tendrás que tomar una decisión sobre tus decisiones, porque si no lo haces otros decidirán por ti, y no hay nada mejor que tomar las decisiones por uno mismo.

Hazlo, que al final todo saldrá bien, y si no sale bien, es que todavía no es final. Run boy, run.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all