Cimientos

Un día miras al cielo y recibes una llamada, y es la confirmación a una de esas grandes gestas por las que tantos años llevabas luchando. Una de esas causas pendientes que tienen que ver con la sangre y el pasado.

Durante un instante te sientas en el suelo y miras hacia arriba, jugando con cada agujero en el tejado a identificar la constelación de Orión, a saltar en la cama del recuerdo mientras le pedías a un tal Mario que bajara del armario, a recordar la banda sonora de Pokémon mientras las meigas se descolgaban por el agujero de la escalera.

Porque este lugar era en el que hacía frío terrible en invierno y un calor asfixiante en verano. Porque era desde donde se oteaban los barcos que atracaban en la ría, y desde donde se vislumbraba un futuro más allá de las praderas y de los montes.

Porque este fue el epicentro de la historia que quería vivir, y ha llegado la hora de comenzar a vivirla. Porque quizás como decía Mewtwo: Las circunstancias en las que uno nace no tienen importancia, es lo que uno hace con el don de la vida lo que nos dice realmente quienes somos.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all