Sementar

Septiembre es sinónimo de volver a empezar. De nuevos comienzos después del parón del verano. De la desconexión entre un sol que tardó en salir y una lluvia que se negó a retirarse. De unos meses en los que quien pudo tuvo vacaciones, y quien no, sementó para recoger más adelante.

Es el auténtico 1 de enero y que recarga pilas. El punto de inflexión a todo aquello que conocemos y por lo que tenemos ganas de luchar. Por los sueños que están por cumplir, por los obstáculos a sobrepasar, por toda la ilusión que te permite poner el contador a cero y seguir sumando.

Porque de igual forma que nadie pensaba que ABBA pudiera volver después de 40 años, lo que venga será todo aquello que estemos dispuestos a aceptar, cuidar y proteger. De tener el valor de luchar por lo que quieras ser. La valentía de creer en el futuro que construyas por ti mismo. 



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all