Nueva Era

He aprendido que hay etapas que deben de cerrarse, y que por muchos amuletos o recuerdos que cargues, eso solo es lastre que condiciona tú mañana.

He aprendido que soñar a lo grande siempre es lo mejor, tanto por si llegas a la meta como si te quedas a la puerta, porque si no has llegado, eso quiere decir que aún te quedan etapas del camino por transitar.

He aprendido a vivir el momento. A fiarme siempre de los sentimientos y de la realidad, a dejar de lado todo lo que no me haga fluir con la vida, lo que dé más quebraderos de cabeza que carcajadas, más sufrimiento que no llegue a nada. A desechar los sacrificios por sacrificar.

He aprendido a tener guardado en el corazón el cariño de quien de verdad quiera dar ese cariño, y a valorar la enorme suerte de tener a alguien que te dé la mano, a veces incluso cuando solo hay luz en un faro en el horizonte.

Porque al fin y al cabo eso es lo que he aprendido, que no hay mayor acierto que acertar con uno mismo. El no darle poder a la duda para que jamás puedas dudar de ti. El proteger tu último reducto de orgullo, de decidir estar donde uno quiere estar, de elegir tu propio camino. 


Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Ratón y mantequilla