El Norte celeste


Cuantas veces te has hecho la pregunta sobre si el camino que has andado es el correcto, si la dirección es la adecuada y si las velas están bien ceñidas. Si el oleaje que rompe en proa te moverá del rumbo, o si llevas provisiones suficientes para lo que quede de travesía.

Hubo un profesor que me dijo que siempre que un marino tenga dudas, debe de recordar los nombres que hay grabados en los enormes pilares de piedra que están  a las puertas de la escuela. Porque a todas las dudas sobre la forma de la tierra, Juan Sebastián Elcano puso certezas.

Porque vivir mirando al incierto horizonte es en sí mismo una certeza; la de saber que has hecho todo cuanto has podido y te han dado las artes para poner proa a un nuevo comienzo.

La certeza de que haga viento, mar o truene, el norte siempre seguirá alumbrado por la estrella polar.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Nothing or all