Tangencias

Pon pasión en todo lo que hagas, y nunca tendrás la sensación de hacer algo por obligación. Pon empeño y sacrificio en cada palabra, en cada línea y en cada arco que traces, hasta en la forma de apagar el despertador. Pon precisión de rayo laser y finura de maestro joyero, y deja que lo que tenga que venir venga.

Confía tan solo en la dedicación y olvídate del qué dirán quienes nunca han pensando a lo grande. Ten fe en la persona que jamás podrá fallarte, y que siempre tendrás al otro lado del espejo, porque las batallas realmente duras, serás las que tengas que librar contigo mismo.

Habrá caídas y golpes duros, sobre todo para recordarte la diferencia entre el laurel y el barro, como ese punto tangente entre la victoria y la derrota; entre el bien y el mal. Como ese lugar que seguirá enseñándote que el fango solo ahoga a aquellos que se cansan sin razón y sin metas. Y que aquello que realmente deseamos, está condenado a ser nuestro.



Entradas populares de este blog

No enemies

Las pilas de Nesperino

Ratón y mantequilla